El boom inmobiliario, previsto para el segundo semestre, podría traer consigo un aumento de las ventas en un 25% para este 2021

Tras la dura sacudida del COVID-19, el mercado español de la vivienda aproxima su recuperación. Los expertos del sector avisan de la inminente llegada de un nuevo boom inmobiliario, cuya duración estiman hasta 2023. 

Según datos del último informe redactado por Forcadell, consultora inmobiliaria, y la Universidad de Barcelona (UB), en 2020, el mercado inmobiliario sufrió una pequeña recesión del 14,5%, y a su vez, el precio de la viviendo usada descendió entre un 5% y un 10%.

Esta pequeña caída del mercado viene dada por el poco exceso de oferta, la accesibilidad de la banca a conceder hipotecas, los bajos tipos de interés, y una mayor tendencia de la clase media y media-alta a comprar una vivienda.

Por otro lado, el mismo informa inmobiliario establece la llegada de un nuevo boom del mercado de la vivienda para el segundo semestre de 2021, que se prolongará hasta 2023. En el caso de que los tipos de interés se mantuvieran por debajo del 3%, existe la posibilidad de que dicho boom se extienda más.

El alza del mercado inmobiliario traerá consigo un aumento de las ventas en un 25%, acompañado de un incremento del importe del 5%. Para 2022, el incremento de las transacciones será del 15%, mientras que el del precio del 10%.

Como ya ha señalado Gonzalo Bernardos, director del informe Forcadell-UB, las características actuales de la situación económica del país evitan que el próximo boom inmobiliario derive a una burbuja inmobiliaria, como ya pasó en la anterior crisis económica.

“Para que haya una burbuja inmobiliaria tiene que haber una cantidad de crédito realizado por la banca impresionante; tienen que financiar incluso a los que tienen escasas perspectivas de poder pagar la hipoteca si sube el interés y yo descarto esas condiciones”, explicó Gonzalo Bernardos.

Además, el informe prevé que en el año 2021 y 2022, el valor de las transacciones del sector inmobiliario experimentar un aumento respecto a al valor registrado en 2019. Esto se debe al aumento de la oferta, mayor esperanza para la recuperación económica y un incremento de la disponibilidad de la banca a conceder créditos. 

En lo que se refiere a la vivienda de alquiler, tras la pandemia, ha habido un exceso en la oferta, lo que ha supuesto una mayor capacidad de negociación para los inquilinos, con rentas a la baja.

Por otra parte, según el informe acerca del mercado de la vivienda de segunda mano elaborado por el Grupo Tecnocasa y UPF -Universidad Pompeu Fabra-, también se ha experimentado, en estos primeros seis meses, un alza del mercado de las viviendas de segunda mano. Además, se prevé una caída de los preciso del 1,43% interanual. 

 

El precio de la vivienda

El informe relacionado con las operaciones intermedias por la inmobiliaria, indica que las caídas más destacables del precio se han producido en Alcalá de Henares, Córdoba y Málaga, siendo la reducción del 6,31%, 6,27% y 5,85%, respectivamente. En Madrid, la bajada ha sido del 1,54% y en Barcelona del 1,53%

La media de precio del metro cuadrado de la vivienda usada en España esta alrededor de los 2.292 euros, teniendo en Barcelona el precio más caro, 3.033 euros el metro cuadrado. Le sigue Madrid, con un precio de 2.627 euros el metro cuadrado. 

Respecto al mercado de alquiler el precio ha descendido de forma generalizada, donde destacan Madrid, con una caída del 10%, y Barcelona, con una del 9,9%. Esto se ha traducido en un descenso de la rentabilidad, dando lugar a mínimos de los últimos años. 

En el primer semestre del año, el valor medio de la hipoteca se ha situado en 124.370 euros, un 1,4% más interanual. Barcelona constituye el lugar con los valores de hipoteca más altos, estando aproximadamente en los 153.887 euros. Por debajo se encuentra Madrid, cuyo valor de hipoteca alcanza los 128.415 euros.