Ahorrar energía es una de las mayores preocupaciones de la mayoría de comunidades de vecinos. Un uso responsable y eficiente de la energía nos ayudará a ahorrar mucho dinero y a proteger más el medio ambiente.

A continuación indicamos unos consejos básicos que cualquier comunidad podrá llevar a cabo.

Iluminación:

  • Sustituir las bombillas convencionales (incandescentes) por bombillas de bajo consumo o led que consumen un 80% menos y tienen una vida útil entre 8 y 25 veces superior.
  • En caso de que tengamos que realizar una iluminación exterior, utilizar lámparas de vapor de sodio a alta presión, de halogenuros metálicos o led en lugar de lámparas de vapor de mercurio que son menos eficientes.
  • Dividir en sectores la iluminación de las zonas comunes para evitar iluminar un espacio muy amplio inutilmente.
  • Instalar temporizadores electrónicos o detectores de presencia que enciendan y apaguen la luz de manera automática.
  • Mantener limpios los focos de luz ya que el polvo repercutirá en su rendimiento.

Calefacción:

  • Realizar purgas períodicas en los radiadores de agua.
  • Mantener la calefacción entre 19º y 21º.
  • Mantener un buen aislamento de las tuberías que conducen en calor, de la fachada y de la cubierta del edificio.
  • En caso de que se realice una modificación en la instalación, tener en cuenta que una calefacción central es más eficiente que los sistemas independientes.

Agua caliente sanitaria:

  • Indicar a los vecinos que instalen alcachofas de ducha de bajo consumo y perlizadores o atomizadores en los grifos.
  • Instalar, si es posible, placas solares térmicas.
  • Si la diferencia de temperatura entre el acumulador y la salida es superior a 20º, informar a un profesional para que lo revise.
  • Aislar correctamente los depósitos y cañerías de agua caliente.

Ascensor:

  • Indicar a los vecinos que no llamen a más de un ascensor a la vez.
  • Si es posible, instalar ascensores con mecanismos de maniobra selectiva.