A continuación, se mostrarán las medidas que hay que llevar a cabo para celebrar una junta de propietarios en plena pandemia

La Ley de Propiedad Horizontal sigue sin prever la posibilidad de llevar a cabo una junto de propietarios de manera telemática a pesar de la situación que estamos viviendo con la pandemia. Eso sí, como obligación establece la celebración de una Junta General Ordinaria anual, donde se aprueban las cuentas de la comunidad, el plan de ingresos y gastos y el presupuesto anual.

La publicación del Real Decreto-ley 8/2021, de 4 de mayo, donde se establece una serie de medidas de urgencia con orden sanitario, social y jurisdiccional, cuya aplicación tuvo lugar al finalizar el estado de alarma, también tenía la intención de rellenar el vacío legal en lo que se refiere a las comunidades de propietarios y la celebración de juntas.

Sin embargo, las medidas establecidas en este Real Decreto no han servido de mucho, lo que se ha traducido en una herramienta ineficaz. Es por eso por lo que, aún no se contempla una seguridad jurídica firma para aquellos que deseen celebrar una junta de propietarios de manera telemática.

Las medidas que aparecen en el Real Decreto, y que estarán en vigor hasta finales del año 2021, son las siguientes:

  • Hasta el 31 de diciembre de 2021, se suspende la obligación de convocar y celebrar la junta.
  • Al mismo tiempo, se suspende la obligación de aprobar el plan de ingresos y gastos previsibles, las cuentas correspondientes y el presupuesto anual.
  • Además, hasta el 31 de diciembre, o hasta la próxima junta, se entiende prorrogados el presupuesto anual y los cargos u órganos de gobierno nombrados en la anterior junta.

Sin embrago, hay situaciones dadas en las comunidades de vecinos que urgen la convocatoria de una junta. Es aquí donde hay que extremar las precauciones y tener en cuenta cuales son los procedimientos adecuados para convocar y celebrar dichas reuniones, siempre respetando la validez de los acuerdos y decisiones que se tomen en ellas.

Así pues, en ningún momento se prohíbe la celebración de juntas de propietarios de carácter presencial, eso si, siendo necesario adoptar las debidas medidas de seguridad. Por lo tanto, las juntas se podrán celebrar en espacios abiertos, manteniendo la distancia de seguridad, y usando en todo momento mascarillas.

Junta telemática

Sin embargo, en el Real Decreto, se permite hasta el 31 de diciembre de 2021 la celebración de las juntas de manera telemática. Solo podrá realizarse para determinadas excepciones y cumpliendo en todo momento una serie de requisitos.

Los casos suscritos a estas excepciones son los que objetivamente no puedan demorarse hasta el 31 de diciembre de 2021, y más concretamente, para obras, actuaciones e instalaciones previstas en el artículo 10.1, b) de la Ley de Propiedad Horizontal en materia de accesibilidad.

Tal y como aparece en el artículo: “Las obras y actuaciones que resulten necesarias para garantizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad universal y, en todo caso, las requeridas a instancia de los propietarios en cuya vivienda o local vivan, trabajen o presten servicios voluntarios, personas con discapacidad, o mayores de setenta años, con el objeto de asegurarles un uso adecuado a sus necesidades de los elementos comunes, así como la instalación de rampas, ascensores u otros dispositivos mecánicos y electrónicos que favorezcan la orientación o su comunicación con el exterior…”.

Sin embargo, existe una serie de requisitos necesarios y obligatorios para la celebración de las juntas telemáticas:

  • Todos los propietarios deberán disponer de los medios necesarios. Será comprobado por el administrador antes de la junta.
  • El secretario deberá reconocer la identidad de los propietarios asistentes a la junta telemática, y posteriormente, recogerlo en el acta.

Para el primer requisito, el administrador, y sino el presidente de la comunidad en el caso de que no haya administrador, deberá comprobar que la totalidad de propietarios dispone de los medios suficientes para acudir a la junta telemática, una tarea bastante difícil de llevar a cabo. En este contexto, quien compruebe la disponibilidad de esto medios tendrá que fiarse de la palabra de los propietarios, es por eso por lo que existe el riego de que un tribunal declare la nulidad de la junta si fuera impugnada.