Con la entrada en junio de la nueva factura de la luz, se han establecido unas franjas horarias donde es más cara o barata la luz.

Entra en vigor en este mes de junio la nueva factura de la luz. A partir de ahora, se establecen unas franjas horarias donde la factura de la luz varía. Por ejemplo, el precio más barato ahora se sitúa en la madrugada.

Los precios varían dependiendo de tres tramos, lo cuales van a afectar a casi 11 millones de hogares y empresas que tengan contratada una tarifa Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC), dentro del mercado regulado. De igual manera, los que se encuentren en el mercado libre, también podrán verse afectados en el momento que se introduzcan cambios.

Las nuevas franjas horarias

Las nuevas franjas horarias se dividen en tres tramos: horas punta, horas llanas y horas valle.

El tramo de las horas punta será el más caro de todos. Comprende las horas centrales del día donde se concentra el mayor consumo de luz. El tramo irá desde las 10:00 a 14:00 y de las 18:00 a las 22:00, de lunes a viernes.

Respecto a las horas llanas, el precio de la luz recogerá un coste intermedio. Tendrá lugar de lunes a viernes, de las 08:00 a 10:00, de las 14:00 a 18:00, y de las 22:00 a 00:00.

El tramo valle se tratará de las horas con menor coste de consumo de la luz. Este precio se aplicará de lunes a viernes de 00:00 a 08:00, los fines de semanas y festivos nacionales, durante todas las horas.

El propósito de la nueva estructura de horarios es conseguir que el consumo de la luz se desplace de las horas más demandadas, es decir, la más caras, al resto del día, y por consiguiente, no sobrecargar la red.

“En las horas valle el precio de la energía es un 95% inferior al precio en las horas punta y en las horas llano, un 69% inferior”, concluyó la CNMC -Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia-.

¿Cómo afecta a los vecinos las nuevas franjas horarias?

En el caso de querer poner la lavadora, ¿cuándo sería la hora adecuada? Si la intención es ahorrar, es obvio que escogerías las horas valle, pero el problema es, ¿puedo poner la lavadora a esas horas de la noche sin molestar a los vecinos?

En el caso de vivir en una comunidad de vecinos, el problema es a un mayor, ya que además hay que tener en cuenta las franjas horarias donde se puede hacer más o menos ruido. La normativa que recoge los niveles máximos de ruido en las comunidades de vecinos se rige por el Código Técnico de la Edificación, la Ley de Ordenación de la Edificación, la Ley de Propiedad Horizontal, la Ley del Ruido y los Decretos autonómicos y Ordenanzas municipales de Protección del Medio Ambiente Urbano.

Por lo tanto, en términos generales, el límite de ruido para el horario diurno es de 45 decibelios, y durante la noche se fija en 35 decibelios. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), explica que una lavadora puede llegar a tener un nivel de ruido de entre 46 y 57 dBA -decibelios ajustados a los niveles perceptibles por el oído humano-. En cuanto al centrifugado, puede oscilar entre los 58 y 70,5 dBA.

Estos niveles varían dependiendo del modelo de lavadora, y el grado de aislamiento de la casa.

Si tenemos un vecino que nos molesta por los niveles de ruido tan altos, ¿qué podemos hacer?

Siguiendo el ejemplo de poner la lavadora, si hay un vecino que con está practica causa grandes molestias por los niveles de ruido, hay varías vías para solucionarlo.

En primer lugar, hablar con el vecino para conseguir, mediante el diálogo, que cambie su comportamiento. Si no tiene efecto, se deberá consultar con el presidente de la comunidad para que este le aperciba de nuevo.

En el caso de que el vecino no ceda, se podrá interponer una demanda tras convocar una junta de vecinos donde se trate dicho tema. Habrá un juicio ordinario y el juez adoptará las medidas necesarias. Si la comunidad de vecinos se desentiende del problema, el propietario que denuncia dicho comportamiento puede acudir a los tribunales de forma individual

Es por eso por lo que, Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, recomienda el uso de los electrodomésticos los fines de semana, ya que hay también se encuentran los precios más económicos de la luz.