La prohibición del alquiler de índole turística en una Comunidad de propietarios, deberá ser aprobado con un voto favorable de 3 de cada 5 propietarios. 

La posibilidad de acordar la prohibición del alquiler turístico por la Comunidad de propietarios fue introducida por el Real Decreto-Ley 7/2019 de 1 de marzo de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler.

Este Real Decreto-Ley 7/2019 reforma la LEY DE PROPIEDAD HORIZONTAL (LPH), ya que introduce, en materia de viviendas de uso turístico, la cantidad necesaria de votos que se necesitan para que las comunidades de propietarios puedan limitar o condicionar el ejercicio de la actividad, o establecer cuotas especiales o incremento en la participación de los gastos comunes de la vivienda.

En las siguientes líneas encontrarás un resumen de lo que indica el BOE que hace referencia a esta temática:

  • Se aprobó una nueva norma estatutaria, según la cual «Ninguna vivienda del inmueble podrá destinarse a hospedería, alquiler vacacional, apartamento turístico o vivienda de uso turístico que suponga la explotación de la vivienda como uso hotelero».

 

  • El acuerdo se aprobó por mayoría de 3/5.

 

  • La Resolución de la DGRN de 16 de julio de 2020 señala a este respecto lo siguiente, “(…) En cuanto al alcance de la modificación que se pueda hacer en los estatutos amparándose en la mayoría especial establecida por el artículo 17.12 de la Ley sobre propiedad horizontal, (…) el propio texto de la norma, literalmente entendido, cuando alude a que «se limite», es decir, «poner límites a algo», en modo alguno impide la prohibición de una actividad. Es más, cuando expresa «limite o condicione», la disyuntiva indica claramente que se refiere a supuestos distintos y alternativos, admitiéndolos de mayor a menor en cuanto a las facultades limitativas que se reconocen a la comunidad de propietarios (…)”.

 

  • Según la escritura calificada, el acuerdo debatido ha sido adoptado en los términos previstos en la regla 12 del artículo 17 de la Ley sobre propiedad horizontal, pues cuenta con el voto favorable de más de las tres quintas partes del total de los propietarios que, a su vez, representan más las tres quintas partes de las cuotas de participación. Por ello, la calificación impugnada no puede ser confirmada.