¿Qué dice la Ley de Propiedad Horizontal sobre los derechos y obligaciones de un propietario?

En España todos los dueños de un piso o local que formen parte de una comunidad de propietarios, poseen unos derechos y obligaciones que siempre deben tenerse en cuenta.

Derechos que recoge el art.3 de la Ley de Propiedad Horizontal:

  1. El derecho singular y exclusivo de propiedad sobre un espacio, el cual debe estar suficientemente delimitado y siendo susceptible de aprovechamiento independiente. Además de ello, también los elementos arquitectónicos e instalaciones de todas clases, aparentes o no, siempre que estén comprendidos dentro de sus límites y sirvan exclusivamente al propietario. Por último, el derecho singular y exclusivo de los anejos que expresamente hayan sido señalados en el título, aunque se encuentren situados fuera del espacio delimitado.
  2. La copropiedad, junto con los demás dueños de pisos o locales, del resto de elementos, pertenencias y servicios comunes.

Obligaciones que recoge el art. 9 de la Ley de Propiedad Horizontal:

  1. Respetar las instalaciones generales de la comunidad y demás elementos comunes, ya sean de uso general o privativo de cualesquiera de los propietarios, estén o no incluidos en su piso o local, haciendo un uso adecuado de los mismos y evitando en todo momento que se causen daños o desperfectos.
  2. Mantener en buen estado de conservación su propio piso o local e instalaciones privativas, en términos que no perjudiquen a la comunidad o a los otros propietarios, resarciendo los daños que ocasione por su descuido o el de las personas por quienes deba responder.
  3. Consentir en su vivienda o local las reparaciones que exija el servicio del inmueble y permitir en él las servidumbres imprescindibles requeridas para la realización de obras, actuaciones o la creación de servicios comunes llevadas a cabo o acordadas conforme a lo establecido en la Ley de Propiedad Horizontal, teniendo derecho a que la comunidad le resarza de los daños y perjuicios ocasionados.
  4. Permitir la entrada en su piso o local a los efectos prevenidos en los tres apartados anteriores.
  5. Contribuir, con arreglo a la cuota de participación fijada en el título constitutivo o a lo especialmente establecido, a los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, cargas y responsabilidades que no sean susceptibles de individualización.
  6. Contribuir, con arreglo a su respectiva cuota de participación, a la dotación del fondo de reserva que existirá en la comunidad de propietarios para atender las obras de conservación y reparación de la finca y, en su caso, para las obras de rehabilitación.
  7. Observar la diligencia debida en el uso del inmueble y en sus relaciones con los demás titulares y responder ante éstos de las infracciones cometidas y de los daños causados.
  8. Comunicar a quien ejerza las funciones de Secretario de la comunidad, por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción, el domicilio en España a efectos de citaciones y notificaciones de toda índole relacionadas con la comunidad. En defecto de esta comunicación se tendrá por domicilio para citaciones y notificaciones el piso o local perteneciente a la comunidad, surtiendo plenos efectos jurídicos las entregadas al ocupante del mismo.
  9. Comunicar a quien ejerza las funciones de Secretario de la comunidad, por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción, el cambio de titularidad del piso o local.

Recuerde que los administradores de fincas de Afincálitas están siempre a su servicio para ayudarle en lo que necesite.