Un comunicado del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid afirma que se han impuesto sanciones a dos comunidades de propietarios por incumplir con el Reglamento General de Protección de Datos.

La pasada semana anunciábamos en Afincálitas cuáles son las sanciones más comunes que pueden recibir las comunidades en caso de no contar con un Administrador de Fincas colegiado que las asesore en su gestión.

Ahora, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha impuesto multas de 15.000 € y 10.000 €, a dos comunidades de propietarios por exponer al público datos personales de sus vecinos.

Concretamente, en el primero de los casos, la comunidad de vecinos había colocado en los ascensores una copia del acta de una Junta, en la que figuraban el nombre, apellidos, piso y puerta de los intervinientes, así como los de algunos propietarios contra los que la Comunidad iba a emprender acciones legales por la ejecución de obras irregulares.

En el segundo, por su parte, habían colgado un documento en el tablón de anuncios donde figuraban los datos de una propietaria, asociados a la deuda que tenía acumulada por impago de las cuotas.

Tanto en un caso como en otro, las sanciones se han impuesto por considerar que se ha cometido una infracción muy grave del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), ya que vulneran el deber de confidencialidad sobre los datos personales de los vecinos y no han cumplido con el principio de responsabilidad proactiva que impone dicha norma.

En este aspecto, debemos recordar, que la publicación de las actas de las Juntas de Propietarios sólo puede hacerse en los supuestos y en la forma previstos en el artículo 9.1.h) de la Ley de Propiedad Horizontal, es decir, cuando quede acreditado fehacientemente que se ha intentado una notificación a un propietario y haya sido imposible practicarla en el domicilio señalado al efecto.

El elevado importe de estas sanciones a Comunidades de Propietarios confirma que la AEPD considera que ya ha transcurrido el periodo de gracia que inicialmente concedió para adaptarse a las previsiones del RGPD y que está dispuesta a utilizar sus poderes coercitivos con toda la intensidad que le permite la nueva norma.