Los administradores de fincas suponen una figura principal para las comunidades de propietarios y hay numerosos tipos de sanciones que nos podemos ahorrar si contamos con uno.

Según datos de IESA, en España, más del 20% de las comunidades de propietarios podría encontrarse en riesgo legal por no disponer de un Administrador de Fincas colegiado que las asesore en su gestión.

En numerosas ocasiones, el trabajo de estos profesionales supone una garantía legal que evita multas a las comunidades y que podrían alcanzar los 800.000 euros, como en caso de no cumplir la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Pero ¿qué sanciones puede recibir una comunidad de propietarios si no cuenta con un administrador de fincas? Te lo contamos en las siguientes líneas:

Incumplimiento de las obligaciones con Hacienda

Si una comunidad no cumple con los requisitos de la Agencia Tributaria, como la presentación de los modelos fiscales, puede recibir hasta 3000 euros de sanción.

Inspecciones periódicas del edificio

Las inspecciones periódicas son muy importantes, y las revisiones de mantenimiento han aumentado en los últimos años. Una comunidad puede recibir hasta 90.000 euros de multa por no hacer las inspecciones periódicas.

Incumplimiento de la protección de datos

Podríamos recibir multas de hasta 600.000 euros por incumplir de la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales (LOPDGDD) o del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

Por ejemplo, el que exista un vecino moroso que no paga los recibos de la comunidad de propietarios no permite a dicho colectivo publicitar que este vecino no cumple con el pago de dichos recibos si no han cumplido con lo dispuesto en el artículo 9.1.h de la Ley de propiedad Horizontal.

Prevención de Riesgos al día

Cumplir la normativa de prevención de riesgos laborales es obligatorio para toda comunidad de vecinos, incluso, aunque no tenga en plantilla a ningún trabajador.

Por incumplir la normativa de Prevención de Riesgos Laborales podríamos tener que hacer frente a una multa de hasta 800.000 euros.

Problemas de convivencia interna

Otras cuestiones que pueden ser claves en cualquier comunidad de propietarios tienen relación con los vecinos morosos, incívicos o que llevan a cabo actividades ilegales en los domicilios, viviendas ocupadas, desperfectos en las zonas comunes o suciedad provocada por las mascotas son algunos de los problemas más habituales a los que se enfrentan las comunidades de vecinos, y que con la ayuda de los administradores de fincas son más sencillas de llevar.